Corrido de Manuel Lozada. 7. Testimonio musical de México, volumen 61

Fonoteca INAH

® Derechos Reservados
1/1 Objetos

Más de la colección

Magia de la sonrisa en el Golfo de México

Pedro Francisco Sánchez Nava (Instituto Nacional de Antropología e Historia)

Instituto Nacional de Antropología e Historia


Instituto Nacional de Antropología e Historia 80 a...

Alejandra Frausto Guerrero (Secretaria de Cultura), Diego Prieto Hernández (Director General del Instituto Nacional de Antropología e Historia), María Teresa Franco, Antonio Saborit García Peña, Antonio García de León, Manuel Gándara Vázquez, Bolfy Cottom, Eduardo Matos Moctezuma, Pedro Francisco Sánchez Nava, Alicia Mabel Barabas Reyna, Miguel Alberto Bartolomé Bistoletti, Arturo Balandrano Campos, Valerie Magar Meurs, César Moheno, Salvador Rueda Smithers, Jesús Antonio Machuca Ramírez, Jaime Bali Wuest, Adriana Konzevik Cabib, José Enrique Ortiz Lanz, Alejandro Sabido Sánchez-Juárez, Francisco López Morales, Aída Castilleja González

Instituto Nacional de Antropología e Historia


Ver más

Corrido de Manuel Lozada. 7. Testimonio musical de México, volumen 61

En el estado de Jalisco, en plena Sierra Madre Occidental y encima de un lugar conocido como el Paso de las Golondrinas, Manuel Lozada tenía su madriguera. Mientras sus hombres exterminaron a 457 personas en dos años, él solo, en tres, asesinó a más de 70 individuos.En 1859, en un remitido inserto en un periódico de Guadalajara, amenazaba “contra Zacatecas, prometiendo que al ocupar la plaza”, entre otras ejecuciones haría “la de los señores Jesús González Ortega y (José María) Sánchez Román”.A mediados de 1860 y cuando ya se había apoderado de gran parte de Jalisco, Zacatecas, sur de Sinaloa y todo lo que actualmente es Nayarit, Lozada sorprendió a los liberales; mas en medio del combate, el coronel Antonio Rojas, al verlo a corta distancia, se le encaró y lo retó a un combate personal. Ambos jefes, en excelentes caballos, se atacaron entre sí “lanza en ristre”. Rojas esquivó el golpe de su rival, a quien arrojó del caballo y le infirió una herida en la región glútea, por lo cual se le creyó muerto; pero recogido por los suyos “en medio del combate que continuaba”, Lozada fue conducido a la sierra, donde se restableció. A partir de entonces, la voz popular le llamó El Resucita’o, ya que unos cuantos días después apareció en Valparaíso; pero ocurrió entonces que el gobernador de Jalisco convino con los de Sinaloa, Durango y Zacatecas para que entre todos contuvieran aquella amenaza. El 27 de junio de 1861 salió de la capital zacatecana un escuadrón con tal fin y la campaña, que resultó muy costosa en hombres y elementos, finalizó cuando Lozada se comprometió a disolver su fuerza; mas ello sólo fue un ardid, ya que el 1° de agosto 600 de sus indios cayeron como aves de rapiña sobre Colotlán, Jalisco, de donde no se retiraron sino hasta que el gobernador de Zacatecas en persona, al frente de 800 hombres, llegó a Tlaltenango; sin embargo, durante este mismo año, la gente de Lozada desató una campaña en el suroeste zacatecano. El 17 de agosto más de 200 de ellos, bien armados, atacaron San Juan Bautista del Teul, cuyos defensores abandonaron la población después de breve resistencia. El 5 de septiembre 400 hombres del Tigre de Álica fueron derrotados por el coronel Manuel Aranda, el comandante Pedro Herrera y Gregorio Velázquez. El encuentro tuvo lugar en las inmediaciones de Tlaltenango, en el cual las fuerzas del estado tuvieron pérdidas insignificantes. El 26 de octubre 500 lozadeños, al mando de Ventura García y Cornelio Coronado, atacaron Valparaíso; pero la tenaz resistencia del vecindario, unido en torno del presidente municipal Joaquín Auza, hizo que se retiraran en desorden, dejando en el campo siete muertos; por último, un mes después, el 26 de noviembre el coronel Agapito Gómez al frente de una sección de caballería del estado los derrotó totalmente en Yerbaniz, jurisdicción de Valparaíso, con lo cual terminó por entonces la inquietud en toda aquella región.Después de adherirse al imperio, de agosto de 1863 al 1° de diciembre de 1866, Lozada desconoce a Maximiliano y se declara neutral, pero restablecida la República, el 22 de julio de 1867, reconoció al gobierno de la Unión y Tepic quedó como un distrito militar dependiente del centro. Convencido entonces de que el gobierno no habría de intervenir, aquel “forajido comunista”, como lo llamó Payno, después de haber servido a la Casa Barrón, Forbes y Cía., le dio la espalda e inició su política agraria restituyendo a los pueblos las tierras de haciendas que les pertenecían, y al año siguiente aceleró su obra, debido a que se encontraba muy enfermo, pues estaba tuberculoso “en último grado” y aquella “afección crónica” le imposibilitaba para servir en las armas. “Además, un accidente ocurrido cuando pescaba con dinamita le dejó tuerto, tullido de un brazo y con una neuralgia permanente.”

Ficha Técnica
Título Corrido de Manuel Lozada. 7. Testimonio musical de México, volumen 61
Creador Fonoteca INAH
Tipo de objeto Grabación de audio, Música
Institución Instituto Nacional de Antropología e Historia
Créditos Romero Gil, Pablo (recordist), Buneder, Liliana (Singer), Romero Gil, Pablo (Musician)
Formatos disponibles JPG
Identificador oai:mexicana.cultura.gob.mx:0014137/0092388
Ver registro original http://mediateca.inah.gob.mx/islandora_74/islandora/object/musica%3A1425
Palabras Clave

Anotaciones

¿Qué son las anotaciones?

Las anotaciones buscan mejorar y enriquecer la información de cada uno de los objetos digitales que se encuentran disponibles en Mexicana. En caso de que conozcas datos relevantes sobre este objeto en específico, te invitamos a participar agregando y compartiendo dicha información, la cual pasará por un proceso de validación antes de ser visible en la plataforma. ¡Muchas gracias por tu anotación!

Inicia sesión

Registrate

CREA TUS COLECCIONES

REGÍSTRATE PARA GUARDAR TUS FAVORITOS

¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión aquí

Secretaría de Cultura, 2017. Todos los derechos reservados.